sábado, 10 de septiembre de 2022

Beneficios de escuchar música mientras comes

Hay beneficios de escuchar música al cocinar, pero comer allí también es una influencia agradable que afectará positivamente a nuestro cuerpo.

Comer con música mejora la digestión, ya que proporciona un ambiente positivo y más relajado. La digestión es mucho más pesada cuando está estresado, por lo que escuchar música puede ayudar a que su cuerpo y mente se relajen. Veamos los beneficios de escuchar música mientras se come.

Algo muy importante a tener en cuenta es que el cuerpo absorbe mejor los nutrientes cuando está tranquilo, por lo que la música es el elemento perfecto para liberarte del estrés y el nerviosismo a la hora de comer.

La música también tiene el poder de que comamos correctamente: el mismo ritmo nos ayuda a masticar los alimentos durante el tiempo necesario, marcando un ritmo saludable.

Junto a esto, la música evita distracciones innecesarias que pueden hacer que comamos en exceso. Es decir, podemos comer más conscientemente si escuchamos música.

Beneficios de escuchar música mientras comes

Beneficios de escuchar música mientras comes

No es una novedad mencionar que la música tiene un gran poder en nosotros. Hacer una práctica sencilla como escuchar tu canción favorita genera sentimientos de emoción. Puede reducir el estrés en las personas, especialmente cuando escuchas algo que te gusta y está relacionado con tu estado de ánimo

Además, esto también influye en el nivel de productividad. Según un estudio de la Universidad de Maryland en USA, menciona que cualquier actividad realizada con música obtiene mejores rendimientos, especialmente cuando una persona realiza un trabajo creativo o se ve envuelto en situaciones rutinarias.

Cabe señalar que la música debe sintonizarnos con ritmos que desarrollen un sonido óptimo para motivar el sentido auditivo y mejorar nuestra concentración. Por lo tanto, es necesario tener el equipo correcto.

Pero, ¿cómo sucede esto? El cerebro puede registrar todo lo que pasa por tus oídos. Por ello, la música juega un papel importante a la hora de entretener a la parte menos consciente de nuestra mente. Al preparar una receta, el ritmo de la música ejerce una influencia positiva de ambiente para motivar, divertir y aligerar el trabajo en la cocina.

Se recomienda especialmente para aquellos que no les gusta cocinar y mantienen un estado de ánimo negativo. Escuchar música mientras prepara la comida puede ayudar a reducir el estrés y desarrollar una fuente de inspiración. Incluso es un medio para optimizar la gestión del tiempo porque cada canción tiene una duración determinada.

Eso sí, cabe señalar que escuchar música cuando se realizan actividades que implican un mínimo de concentración tiene tanto ventajas como inconvenientes. Además de ser un factor estimulante, puede convertirse en una distracción que conduce a errores o accidentes. Una investigación de la Universidad de Maryland, publicada en el British Medical Journal, reveló que en los últimos 6 años se triplicaron los accidentes por auriculares.

En definitiva, este tipo de sistemas abstrae a la persona de su entorno, lo que puede suponer un peligro a la hora de cocinar. Por ello, es recomendable que, si quieres hacer de la música tu aliada en el arte culinario, hagas uso de manos libres y sistemas inalámbricos.

Por otro lado, según estudios de la Universidad Americana de Cornell publicados en la revista Psychological Reports, comer y escuchar música al mismo tiempo influye directamente en la digestión de las personas y logra cambios en la percepción del gusto y el apetito.

Comer con sensación de relajación nos permite ingerir unas 175 calorías menos, de media, en cada comida y podemos disfrutar mucho más de nuestra comida. Por el contrario, si comes con estrés o carga emocional, los cinco sentidos no se utilizan para degustar correctamente los alimentos.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Relacionado